Entrevista com Patrick Rice

Mario Ayala

Resumo


En 1978 sólo tres países latinoamericanos no estaban bajo gobiernos autoritarios: Colombia, Venezuela y Costa Rica1. Ese mismo año en Caracas, un grupo religiosos y de exiliados chilenos y argentinos que trabajaban en la solidaridad con los refugiados y en la denuncia internacional de los gobiernos autoritarios de la región, decidieron crear la Fundación Latinoamericana por los Derechos Humanos y el Desarrollo Social (FundaLatin), una organización ecuménica de Derechos Humanos con perspectiva regional. Los miembros de FundaLatin compartían la visión estratégica que desde Venezuela se podía realizar un trabajo de solidaridad humanitaria hacia la región y el ámbito internacional, aprovechando la situación excepcional de este país durante la década de 1970, definida por la existencia de libertades democráticas plenas, receptividad política para realizar la denuncia y el trabajo humanitario, y por su no participación en la coordinación represiva de las Dictaduras de Seguridad Nacional (DSN), lo que la transformaba en un país seguro para realizar encuentros y gestiones públicas. Uno de los proyectos de FundaLatin fue reforzar su vinculación con la activa red regional-transnacional de defensa de los Derechos Humanos e impulsar organizaciones regionales de carácter humanitario, como el plan de una federación latinoamericana de familiares de víctimas de desaparición forzada.(...)


Texto completo:

PDF

Apontamentos

  • Não há apontamentos.